jueves, 16 de junio de 2016

"Buscando a Nemo" (2003)

¡Hola. amores! El próximo miércoles llega a los cines españoles Buscando a Dory, la cual es una de las películas más esperadas del año. Estoy completamente segura que, al igual que ocurrió en su día con Toy Story 3, el cine va a estar más lleno de personas de unos 20 años en adelante que de niños. Así que antes del estreno...¿qué tal si recordamos cómo fue su antecesora: Buscando a Nemo?

Título: Buscando a Nemo

Título Original: Finding Nemo

Directores: Andrew Stanton y Lee Unkrich

Año: 2003

Duración: 101 min

Con las voces de:
Albert Brooks: Marlin
Ellen DeGeneres: Dory
Alexander Gould: Nemo

Sinopsis: El pececillo Nemo, que es hijo único, es muy querido y protegido por su padre. Después de ser capturado en un arrecife australiano va a parar a la pecera de la oficina de un dentista de Sidney. Su tímido padre emprenderá una peligrosa aventura para rescatarlo. Pero Nemo y sus nuevos amigos tienen también un astuto plan para escapar de la pecera y volver al mar.

RESEÑA

Han pasado trece años desde que se estrenó esta maravilla y hoy en día sigue siendo una de mis películas favoritas de Pixar. Buscando a Nemo narra la historia de Marlin, un pez payaso que, tras quedarse viudo (gracias Disney por crearme un trauma infantil en el primer minuto de película) vive con su único hijo, Nemo. Marlin es un poco bastante sobreprotector con su hijo y claro el pececito quiere empezar a nadar solo, por eso cuando sus amigos intentan acercarse a un bote Nemo es el único que lo consigue quedando, así, atrapado por el humano que navega en el barco. Tras esto, Marlin recorrerá el océano entero para encontrar a su hijo, por suerte o por desgracia contará con la ayuda de Dory, un pez entrañable con pérdidas de memora. 

Buscando a Nemo es una película fresca y divertida, las aventuras que tiene que sufrir el pobre Marlin para encontrar a su hijo no sólo son divertidas sino que, además, hacen que este personaje vaya evolucionando a lo largo de toda la película. La animación es otra gran maravilla, Pixar siempre ha cuidado hasta los más mínimos detalles y eso es algo que se ve en Nemo: no tiene nada que envidiar a las películas de animación actuales y, seamos sinceros, los medios han evolucionado mucho de 2003 hasta ahora. 

Los personajes, sobretodo los secundarios, son de los que se te graban en la memoria: ¿Quién no recuerda al tiburón Bruce siendo vegetariano? ¿A Darla la niña psicópata? Y sobretodo a Dory, porque si, aunque no lo parezca, ella es un personaje secundario que hizo que todos quisieramos hablar balleno o tener una medusa de nombre Biscosín. En general son tan maravillosos todos que, de alguna forma o de otra, no te dejarán indiferente. 






En resumen Buscando a Nemo fue y sigue siendo una gran obra maestra de Pixar. ¡Estoy deseando que llegue el próximo miércoles para poder disfrutar, al fin, de su secuela! 











No hay comentarios:

Publicar un comentario