miércoles, 4 de mayo de 2016

"Besos entre líneas" (May R. Ayamonte y Esmeralda Verdú)

¡Hola, amores! Hoy os traigo la reseña de una novela nueva forma de tortura, que me recomendó Celeste, del blog No todo lo que sueñas es fantasía, se trata de Besos entre líneas (podéis ver su reseña aquí).

Título: Besos entre líneas

Autoras: May R Ayamonte y Esmeralda Verdú

Editorial: Planeta

Año: 2016

Páginas: 345

Sinopsis: Emma es una joven cuya vida no es nada fácil. Cuando tenía seis años, su madre murió en un accidente de coche y su padre, al que tiene que cuidar los fines de semana, sufrió grandes secuelas físicas e intelectuales. Entre los estudios y sus responsabilidades familiares, Emma no tiene mucho tiempo para hacer lo propio de su edad. Pero por suerte hay algo que anima sus días: la literatura. Los libros, su blog y su nuevo canal de Youtube son su refugio, y mientras todas las personas de su entorno tienen vida social, Emma prefiere pasar las horas en la biblioteca.

Todo cambia cuando Eric, el chico que acaba de llegar al pueblo, entra en su vida. Eric es guapísimo y arrollador, pero también esconde muchos secretos y un pasado oscuro por el que tiene que cumplir condena haciendo trabajo comunitario.

¿Podrá Eric sacar a Emma de la burbuja en la que vive? ¿Por qué la relación con Eric es tan complicada y confusa? ¿Por qué es tan hermético y enigmático? ¿Qué oculta?

RESEÑA

Antes de comenzar la reseña he de decir que va a contener una gran cantidad de SPOILERS puesto que, si no, es imposible explicar la trama (o la ausencia de ella) 

Besos entre líneas nos narra la historia de Emma, una joven apasionada por la literatura que estudia segundo de bachillerato y que, además, tiene su propio blog y su canal de Youtube. Al ser una lectora compulsiva pasa las horas muertas en la biblioteca de su pueblo, donde conocerá a Eric, un chico que se acaba de mudar y del cual se enamorará perdidamente. En algún momento comienzan a salir pero, tras sentirse engañada por Eric, Emma decide cortar la relación e irse con sus amigas a la Bloguer Con, donde conocerá a Gabriel, el Booktuber más famoso de México, así Emma tendrá que escoger chico se queda a la par que deber terminar el último curso con buena nota y hacer Selectividad si quiere entrar en la universidad.

Pedazo argumento, ¿verdad? Bien, empecemos a analizarlo poco a poco, comencemos con los personajes...

Emma Sin Apellido es una adolescente ¿guapa? ¿fea? ¿rubia? ¿morena? No lo sé, en ningún momento dicen cómo es el aspecto físico de la chica, se ve que en su casa espejos no tiene. Ama la literatura y por eso vive prácticamente en la biblioteca, lugar que considera como su segunda casa y por eso se pasa las normas por el arco de triunfo y pasa de silenciar el móvil, total ¿para qué? Es la puñetera protagonista y hace lo que le da la real gana y ojo con llevarla la contraria que se enfada y no respira porque es super madura. Eso si, yo quiero tener su mente privilegiada, no toca un puñetero libro de texto en todo el tiempo pero eh, saca notazas en Selectividad. 

Lys es la hermana mayor de Emma, la joven sufrió anorexia y se curó gracias al poder del amor, literalmente: en una de las escenas la protagonista cuenta que le dijo a su hermana que tenía que curarse et voilá adiós anorexia. En este caso mi pregunta es: ¿tan difícil es tratar con tacto un desorden alimenticio que sufren miles de personas en el mundo? En el libro se trata de forma frívola, como si padecer esta enfermedad fuera como la gripe, que te curas enseguida.

El padre de Emma queda paralítico, aunque como lo describen yo diría que tetrapléjico, por culpa de un accidente en el que la madre de la joven muere. La chica, aunque adora a su padre, prefiere pasar los fines de semana leyendo antes que ir a ver a su progenitor a la residencia donde lo cuidan,¡premio a la hija del año! Aunque, claro está, siempre va a visitarle, aunque se queje de ello constantemente,

Sandra y Esther, las mejores amigas de Emma y con las que aprenderemos que un mono entrenado escribe por WhatsApp mejor que ellas. Ya tengo el C2 en élfico gracias a sus grandes conversaciones, maravilloso.

Gabriel, el booktuber mexicano del que Emma es fan y al que conoce por casualidad en la Feria del Libro cuando, accidentalmente, ella le atiza con un libro en la cara. Porque oye, ¿quién no le ha metido un golpe en la nariz con un libro a su ídolo? Es algo muy común, a mi me pasa constantemente. 

Llegamos a la joya de la corona, Eric Romero (sí, es el único del que conocemos el apellido) es el "chico malo" (porque ojo, tener un accidente en el que muere tu novia te hace automáticamente un chungo de la vida) del que Emma se enamora en la biblioteca cuando le oye recitar a Bukowsky. A partir de ese momento Eric será en la novela lo que Pitbull a la música: va a estar en cada maldito sitio en el que Emma esté y cuando no sea así ella se dedicará a nombrarle. ¿He mencionado ya que es extremadamente guapo? ¿No? Pues Eric es guapo, muy guapo, extremadamente guapo y lo estarán diciendo a cada minuto que pasa.

Continuemos con la narración, la cual me ha parecido completamente superficial con unos diálogos la mar de fríos y que no aportaban nada a la historia. Otro punto en contra es que, en ocasiones, parecía que las autoras no hacían otra cosa que recomendarte libros, vale que pongas alguna referencia literaria para hacer más realista una novela pero de ahí a estar comentando X libro o X personaje a, más o menos, cada página, me parece un poco excesivo.

Finalmente tenemos el triángulo amoroso más cutre que he visto en mi vida, ¿recordáis la serie de Shin Chan? Pues bien, el triángulo Shin Chan-Ai Chan y Masao está mejor estructurado que el de Eric-Emma-Gabriel.

Olvidaba mencionar el famoso pueblo de Emma, ese que no tiene nombre y que sólo tiene un instituto donde hacen los típicos bailes americanos de inicio y fin de curso pero que no tiene hospital. ¿Qué pueblo es? ¿Tan complicado era inventarse un nombre si no querían mencionar uno real?

En Resumen Besos entre líneas es el instrumento de tortura literaria definitivo: lleno de topicazos y escrito de tal forma que hace que un fanfic de un niño de 12 años sea infinitamente mejor, hace que a cada minuto que pasas leyéndolo te entren ganas de pegarte un tiro y acabar con el sufrimiento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario