jueves, 26 de marzo de 2015

"No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas" un libro ligero con buenas dosis de humor

¡Hola, mis queridos lectores! Hoy os traigo la reseña de un libro que, aunque se aleja bastante de la temática que suelo leer, merece la pena y mucho su lectura debido al humor que tiene. Con todos vosotros No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.


Título: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Autor: Laura Norton

Idioma original: Español

Año: 2014

Páginas: 301

Sinopsis: Si estás leyendo estas líneas  es que te ha llamado la atención el título.¿Te gustaría decírselo a alguien?¿Serías capaz de decírtelo a ti mismo?Y lo más importante: ¿te gustaría mantener durante un buen rato la sonrisa que se te ha quedado en la cara? Pues esta es tu novela.Te podríamos contar con más o menos gracia de qué va la cosa, para que te hicieras una idea: que si la protagonista, Sara, es muy maja, que si tiene un trabajo muy interesante (es plumista, ¿a que nunca lo habías oído?), que si es un pelín obsesiva y alérgica a los sobresaltos... Por supuesto, la vida se le complica y se encuentra con que su piso se convierte en una especie de camarote de los hermanos Marx cuando en la misma semana se meten a vivir con ella su padre deprimido, su hermana rebelde y su excéntrico prometido y, sobre todo, el novio al que lleva mucho tiempo sin ver... Pero mejor no te lo contamos porque te gustará leerlo. Lo único que necesitas saber es que, desde el título, te garantizamos unas cuantas horas de descacharrante diversión como hacía tiempo que no disfrutabas.

RESEÑA

No conocía la existencia de este libro hasta que una amiga, que lo había leído, hizo una crítica en su blog y recomendaba leerlo, así que, aunque no soy muy fan de este tipo de libros (leí El Diario de Bridget Jones y no es que me gustara mucho) decidí darle una oportunidad y la verdad es que me gustó bastante, lo leí en época de exámenes y, al ser un libro de humor, se me quitaba todo el estrés que se sufre en ese tipo de fechas.

La novela, cuyo narrador está en tercera persona desde el punto de vista de la protagonista, nos narra la historia de Sara, una mujer de 30 años que trabaja como plumista y que, de un día para otro, su vida se convierte en un auténtico programa de humor: en la misma semana se van a vivir con ella su padre (el cual pasa por una crisis), su hermana de 20 años (que parece que tiene 15 en algunos momentos) su futuro cuñado (del que mejor no hablar para no hacer spoiler) y su novio; todo esto hace que los sucesos que ocurren en la novela parezcan no tener sentido alguno, pero eso es lo que convierte este libro en lo que es: la historia no llega a ser del todo surrealista (mi familia es de libro de humor, con eso digo todo)

Con respecto a la narración, ésta es fluida y sencilla, por lo que te enganchas al libro desde el primer momento además, al tener ese punto de humor, hace que la lectura sea amena, entretenida y, al estar narrado desde el punto de vista de Sara, es fácil simpatizar tanto con ella como con sus familiares y amigos, por lo que al final no sólo eres un mero lector, sino que acabas sintiéndote como un personaje más de la novela.

Personajes.
Sara: la protagonista de la historia, tiene 30 años y es plumista.
Lau: la hermana pequeña de Sara, tiene 20 años, trabaja como modelo y, en muchas ocasiones, actúa cómo una niña de 15 años pero, en el fondo, tiene muy buen corazón.
Aarón: el futuro cuñado de Sara.
Roberto: el novio de Sara

De estos dos últimos personajes, no voy a poner mucho ya que, sino, os haría spoiler.

¿Debería leerlo? Ahora que se acercan las vacaciones de Semana Santa es el momento para coger este libro y leerlo, se lee en cuestión de horas o días, depende del ritmo de lectura de cada uno, lo que está claro es que disfrutarás de cada página con las aventuras (o más bien desventuras) de Sara y su familia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario